Vergil pensó que las leyendas contadas a los cuatro vientos acerca de aquel infame podrían estar bien fundadas. Si sus aros no mentían —y dudaba mucho que lo hicieran, ya que con solo la presencia de aquel hombre se palpaba el temor que inspiraba en los océanos—, podría estar ante uno de los pocos seres humanos que habían dado la vuelta al mundo sobre un barco, y aquello, ya de por sí, merecía un respeto, por mucho que irritara o enfureciera al comodoro.

Ambos se miraron durante unos segundos. La expresión de Vergil era de odio, pero la del pirata escondía picardía tras sus ojos celestes. 






¿SABÍAS QUE...

los aros que llevaban los piratas tenían varios significados?


En el siglo XVI se puso de moda entre los navegantes y piratas el colocarse un aro de oro en el lóbulo de la oreja cuando atravesaban cada uno de los tres cabos más peligrosos del planeta: el cabo de las Tormentas, sur de América (hoy día llamado Cabo de Hornos), el cabo de Buena Esperanza, sur de África, y el cabo de York, norte de Oceanía.

Aquel marino que presentaba tres aros, dos en la oreja izquierda y uno en la derecha, era considerado todo un valiente y temerario de los océanos, ya que había conseguido cruzar los tres grandes cabos del mundo conocido.

Pero también hay quién señala como motivo u origen de esta moda un simple acto de superstición entre los propios piratas, pues se colocaban los pendientes de oro al existir la creencia de que este era un metal protector, que les salvaguardaría de cualquier infortunio.

Algunas crónicas indican que el portar un pendiente valioso ayudaría a pagar el entierro en caso de morir en tierra firme o ser sus cuerpos arrastrados hasta la orilla. Pero hay que recordar que, la mayoría de los piratas, fallecían en luchas que ocurrían en alta mar y que sus cuerpos no solían recibir ningún tipo de sepultura, sino que eran lanzados directamente al mar, lo que deja a esta última hipótesis con poca credibilidad. Además de que, como su propio nombre indica, los piratas eran ladrones, con que sería muy probable que si encontraran un cuerpo que portara objetos de valor, lo despojarían de ellos sin pensar en una digna sepultura para el fallecido.





Estamos en el ecuador de esta aventura.

Lo mejor está aún por llegar.

Sigue la leyenda mañana y te llevarás una sorpresa.











5 comentarios:

  1. Mira que estuve tentada a poner en mi último comentario "si encima el pirata, ya sea "Edward" alias "Barbanegra", tiene una relación de esas amor-odio con un jefazo de estos de las armadas (léase comodoro) sería genial... Y... no sé, quizá me equivoco, pero tiene pintilla :))

    Debo reconocer que con estos tres puntos y mi imaginación, ahora mismo me motiva más la parte del pasado de la novela (entiéndase la historia de los piratas), que no la del presente, pero bueno, a ver qué tal :-d

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijijiji, ayyyy mi Lidia, que ya le está dando vueltecitas a la cabeza jajajjajaja
      ya mismo, cariño, ya mismo la tienes en tus manos
      muacccccccccccccc

      Eliminar
  2. mmmmm... que le hizo el pirata al comodoro, para que le tenga odio???....algo a la fuerza seguro...porque seguramente lo que le hizo...le GUSTÓ!!!!!!!!!!....JOJOJOJOJOJOJJ!!!!!!!!!...A ESPERAR POR MAS...BESOS...

    ResponderEliminar
  3. Que ganas de empezar a leerlo!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola!!! Me encanta cada día más esta aventura! Gracias por escribir y compartir con nosotras tus historias, besos y abrazos

    ResponderEliminar

 
Top