—¡Nos atacan! —comenzaron a bramar varios hombres.

Edward, viendo atónito cómo el capitán Salvin permanecía inmóvil empuñando su espada inútilmente sin dar las órdenes precisas, decidió tomar el mando:

—¡Vigías! —gritó a los marineros encaramados a las cofas de los tres palos del navío—. ¿Qué banderas muestran sus pabellones?

Un silencio expectante precedió a la respuesta de uno de ellos:

—¡Ninguna, capitán!

—¡Piratas! —dijeron con temor algunos tripulantes.





¿SABÍAS QUE...

las primeras banderas piratas fueron rojas?


La Jolly Roger, como es conocida la bandera pirata, no siempre fue negra. La Corona inglesa, para diferenciar las banderas de su propia flota de aquellos otros barcos a los que concedía patentes de corso (los llamados corsarios ingleses), les atribuía el color rojo. Los franceses comenzaron a identificarlas como "jolie rouge" (rojo bonito), término que fue corrompido posteriormente por los ingleses a Jolly Roger. Aunque esta versión es la más extendida, nunca se ha podido corroborar.

Hasta el año 1700 no se tiene constancia de la primera bandera negra con calaveras y partes de huesos. 

Cada capitán de un barco pirata tenía su propia Jolly Roger con un significado determinado. Así, por ejemplo, el pirata más conocido de todos los tiempos, Barbanegra (Edward Teach), tenía en su bandera un esqueleto sobre un fondo negro sujetando en la mano derecha un reloj de arena y en la izquierda una flecha apuntando a un corazón rojo goteando sangre. El reloj de arena significaba que el tiempo corría y que la muerte se aproximaba a los adversarios. 

Fuera cual fuese el significado, en cuanto los tripulantes de un barco veían izar la bandera negra o roja, sabían que su suerte estaba echada. La bandera era un arma más de guerra, una psicológica, ya que la misión de la Jolly Roger era intimidar para que la tripulación enemiga se rindiera y los piratas pudieran hacerse con los tesoros de los navíos sin la necesidad de disparar un solo cañón.





¿Quieres llegar al punto tercero del mapa?

No te desvíes de la ruta y síguela mañana...










3 comentarios:

  1. MISH!!! no tenía idea...esto de la historia me esta gustanto hartísimo..muy buen PEDAZO de avance...a esperar por mas..jijji...besos..

    ResponderEliminar
  2. Hola me encanta y ya me uni a esta aventura gracias por escribir, saludos y besos

    ResponderEliminar
  3. Yo me pregunto si el Edward de tu fragmento tendrá alguna relación con Barbanegra... ya que ambos se llaman Edward :d

    A la espera del próximo punto :-)

    ResponderEliminar

 
Top